miércoles, 9 de diciembre de 2015

Libro barato

Cayeron en mis manos dos libros de Antón Chéjov, y, al compararlos, encontré cosas interesantes.
Hay tres cuentos que se encuentran en ambos libros con el mismo título: "Cirugía", "El camaleón" y "Una corista".

Hay un cuento que se encuentra en ambos libros pero con diferente título: "La mujer del boticario" en la edición de Editorial Tomo y "La boticaria" en Salvat Editores.

Hay dos cuentos distintos pero con el mismo título: "Un asesinato".

Hasta aquí nada interesante. Pero...

Hay tres cuentos en el de Editorial Tomo ¡que están cortados! Así como lo leen. Esos tres cuentos corresponden solamente a la primera parte de sus respectivos en la edición de Salvat, en la que son cuentos largos (relatos, quizá), y están divididos en partes numeradas. Estos son: "La sala número seis" (19 partes), "Un asesinato" (7 partes) que en el otro libro se llama "Matvei", y "Kashtanka" (7 partes).

Y por último: escogiendo párrafos al azar de los cuentos que se encuentran en ambos libros, ¡son idénticos palabra por palabra! Esto me parece curioso, dado que cada edición da el crédito a diferentes traductores.

El de Salvat lo compré usado pero el de Tomo lo vendían a MX$35 en LA Feria Internacional del Libro. 

Fuentes:
"Narraciones"
Antón P. Chéjov
Salvat Editores, 1970
Traductor: José Laín Entralgo

"El camaleón y otros cuentos"
Antón Chéjov
Editorial Tomo, 2002
Traductor: Luis Rutiaga

lunes, 7 de septiembre de 2015

La saga nunca está completa

Ayer vi que está a la venta el libro "Una nueva esperanza" que corresponde al episodio 4 de Star Wars, y en el sitio mexicano de Editorial Planeta se puede ver que también salió la edición del episodio 5. Ojalá que publiquen las novelas de los episodios 1 al 6 porque, en mi librero, la saga no está completa.

Rincón de lectura 02

viernes, 8 de mayo de 2015

Coca y cola

Hoy 8 de mayo se cumplen 129 años de la creación de la fórmula original de la Coca-Cola por el farmacéutico John Pemberton, quien la vendía en su farmacia de Atlanta como tónico para el cerebro.

Y aprovecho la efeméride para compartirles lo que encontré el otro día al consultar un tomo de la enciclopedia y que está relacionado con el nombre (y, quizá, con los ingredientes) de dicha bebida y no es muy conocido.

Primero, la coca, que es una planta americana, de cuyas hojas se extrae la cocaína. La palabra coca proviene del quechua cuca.

Y luego, obviamente, la cola, que es la semilla de un árbol que crece en tierras cercanas al ecuador. Contiene teobromina y más cafeína que los granos del café, y es usada como estimulante contra la fatiga.

¡Salud!

  Destapadooooooor

Fuentes:
• Gran diccionario enciclopédico ilustrado (Selecciones del Reader's Digest)
Coca-Cola México - Historia

lunes, 30 de marzo de 2015

Cacao y chocolate

Después de ver una receta para preparar chocolate caliente con "cocoa" y otros ingredientes, me pregunté cuál era la diferencia entre chocolate, cocoa y cacao...

Según la enciclopedia que tengo en casa, cacao se refiere a la planta o a la semilla; estas semillas, al fermentarse, cambian de color y despiden el típico olor del chocolate.

Chocolate es la pasta comestible formada por cacao y azúcar molidos.

Y por último, cocoa... ¡no aparece en la enciclopedia! No es una palabra en español, sino en inglés, y se traduce como cacao (si es en polvo) o chocolate (si es una bebida).

Listos para ser devorados

Fuentes:
• Gran diccionario enciclopédico ilustrado (Selecciones del Reader's Digest)
• Larousse

domingo, 8 de febrero de 2015

Arquitecto de mi propio destino

Casualmente, la semana pasada escuché dos referencias a un poema muy conocido de Amado Nervo llamado "En paz".

La primera referencia fue en un programa de radio donde alguien preguntaba sobre el origen de la frase "arquitecto de mi propio destino", y la respuesta fue dicho poema.

La segunda fue durante el concierto de Pablo Milanés, donde el poema es la letra de una canción de su nuevo disco.

Hacía muchos años que no lo leía o escuchaba, y ahora noto la actitud de quien lo escribe, una persona agradecida con la vida, conformado con lo que recibió de ella, consciente de lo que no pudo recibir, sin reclamos, satisfecho, pleno, en paz...

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida.

Porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino.

Que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

... Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!